8 pasos para crear una buena marca personal

Ya sabemos cuales son los beneficios principales de cualquier marca personal, no? Obviamente…

Ganar más dinero, haciendo igual o menos trabajo!

No nos engañemos. Por qué los personajes famosos cobran más, por dar una misma charla que otros profesionales del sector? A lo mejor tienen las misma capacidades, los mismos conocimientos, pero hay una diferencia grande, y eso se llama repercusión mediática.

Te entiendo, no te sientas culpable por querer mejorar tu imagen de marca, de hecho ya tendrás una creada. Pero piensa, las creaste como querías tú o fue una serie de acciones y comportamientos que hiciste hasta convertirte en lo que eres hoy?

Todos transmitimos «sensaciones», y cuando conocemos alguien por primera vez, seguramente estaremos enviando mensajes de forma inconsciente que nos harán reflejar de una forma u otra. Lo que trabajaremos aquí, será la forma en la que tú puedes crear esa imagen que deseas, de manera planeada.

Para comenzar a crear tu nueva imagen de marca, deberemos seguir estos 8 pasos.

  1. Define tu objetivo
  2. Elige tu propuesta de valor
  3. Encuentra tu público objetivo
  4. Enfócate en un tipo de contenido
  5. Escoge los canales correctos
  6. Promociona tus publicaciones
  7. Crea tu propio estilo
  8. Trabaja tu look

1. Define tu objetivo

Antes que todo, debes saber porqué quieres diseñar tu imagen de marca. Para ligar más? Para obtener más seguidores? Para encontrar un mejor trabajo? Para posicionarte como autoridad dentro de tu sector?

Cuando sepas cuál es tu propósito, sabrás mejor en qué dirección debes moverte.

2. Elige tu propuesta de valor

Encuentra a otros «personajes» que te gustaría ser. Fíjate en sus capacidades, sus estilos y sus contenidos. Espía tu competencia y encuentra algo (lo que sea) que tu harías de forma diferente. Encuentra ese punto diferencial, que te haga único, frente a tus competidores.

Si eres uno del montón, nunca destacarás, y nadie se recordará de ti. Lo siento, el mundo es cruel, pero es así.

3. Encuentra tu público objetivo

La respuesta a esta pregunta es muy simple. Quién comprará tu producto o servicio? Por ejemplo, si eres un «gamer» es bastante fácil. Tu público será joven, un poco nerd y con buena capacidad para dispositivos tecnológicos.

Debes encontrar tu público ideal. Tienes que conocer sus gustos, sus aspiraciones, sus expectativas, su lenguaje, etc. Cuanta más información tengas y mejor conozcas tus clientes, más fácil será llegar a ellos.

4. Enfócate en un tipo de contenido

Vamos viendo que todos los puntos encajan. Y uno depende de otro. Todo debe estar bien conectado y ser consecuentes para seguir una misma línea de comunicación. Seguimos por ejemplo con el público «gamer». Es fácil deducir que el mayor impacto se recibirá por vídeos y luego por imágenes o gif.

De poco servirá redactar libros, artículos muy largos y podcast. Debemos crear aquel contenido, que nuestro público está acostumbrado a consumir.

5. Escoge los canales correctos

Siempre seguimos la línea del público y del contenido. Si trabajamos con profesionales, por ejemplo, iremos a LinkedIn y publicaremos infografía, post de formación o noticias interesantes sobre sector profesional. Si somos cantantes, crearemos vídeos en YouTube o Vimeo y listas de reproducción en Spotify o SoundCloud.

Está claro que cada plataforma tiene su nicho de mercado, su lenguaje y sus usuarios. Es fácil deducir que tú deberás estar presente en aquellos portales que más te interese.

6. Promociona tus publicaciones

Obviamente, el alcance es muy importante, para que tu marca despegue y se acerque al mayor número de seguidores posibles. Si con 1 € es posible conseguir más de 100 visitas en Facebook, no crees que vale la pena invertirlo?

Piensa que estás trabajando en tu imagen y en tu prestigio. Es posible que cuanta más gente te vea, más followers y clientes consigas. Desparrama tu mensaje en todas las redes que crees sean útiles, y amplifica la trasmisión, con algo de promoción.

7. Crea tu propio estilo

Con «estilo» me refiero a tu manera de comportarte, tu tipo de mensaje en los contenidos y tu forma de transmitir. Puede ser que hables muy rápido, que te rías de forma graciosa, que utilices términos muy rebuscados.

Si por otro lado, te dedicas al mundo de la fotografía, tu estilo será el que definirá tu manera de trabajar, la paleta de colores que sueles utilizar, los protagonistas de tus fotos, etc.

8. Trabaja tu look

No hace falta que te tiñas el pelo de verde, dependiendo del mercado en el que quieres trabajar, quedarías bastante ridículo. Lo importante es que tu imagen vaya acorde a tu tipo de mensaje, se refleje en tu público y sobre todo, que esté en sintonía con tu manera de ser. Deberás tratar de transmitir una imagen real de ti mismo.

Si nunca utilizar traje y corbata, por ejemplo, no hace falta que te los pongas en tus vídeos tutoriales. Trata ser ser lo más natural posible, pero siguiendo ese pequeño camino que hemos diseñado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *